Blogger Template by Blogcrowds.

Citas famosas de cine

The Holiday (2006)

Aunque es del 2006, hace poco más de un año es que supe que existía. Fue una de las dos películas que me recomendaba una ex compañera de trabajo, no recuerdo cuál fue la otra. Tenía dos excelentes compañeras de trabajo, ahora sólo tengo una, (la otra se retiró) pero ambas solían hablarme de las películas que veían, la retirada de aquellas películas que iba a ver al cine con su esposo y la otra, de las que siempre veía en casa, pero esta última es fanática de las películas de terror, que son exactamente las mismas que no me gustan, pero también disfruta de mi tipo de películas, entre ellas, las comedias románticas.
 
The Holiday es una de las películas que me encantan y fascina. Son de esas películas que me dejan pensando, incluso hasta me ilusionan un poco, pues, aunque he luchado por cambiar un poco mis perspectivas en cuanto a sentimentalismos, en el fondo, todavía soy la misma sentimental y llorona… :-)  En cuanto a los personajes: algo típicos en este tipo de películas pero interesantes.  La chica exitosa y rica (Cameron Díaz), un poco frívola, que desde hacía 20 años no sabía lo que era derramar una lágrima. El viudo y padre de dos ñiñas (Jude Law), que además de cumplir cabalmente de sus funciones paternales, intenta recuperar su propia vida los fines de semanas, con aventuras a tutiplén. La chica profesional (Kate Winslet), eternamente enamorada del seductor compañero de trabajo que, en palabras crudas, no la quiere para nada, solo la utiliza, pero que al verla perdida, intenta recuperarla para seguir manteniéndola atada a él, para que esté disponible cuando él la necesite.  Y el bonachón (Jack Black), enamorado de una chica, aspirante a actriz, que aparentemente también lo veía como un esalón más para alcanzar sus objetivos.. este bonachón no podía creer que una chica hermosa como esa estuviera con alguien como él, que físicamente no era tan agraciado.  Dos parejas, la primera, entre Amanda Woods (Cameron Díaz) y Graham Simpkins (Jude Law) es la más desarrollada, la segunda fue un poco forzada, casi al final de la película. Sin embargo, el personaje de Winslet, de nombre Iris Simpskins y hermana de Graham, es toda una delicia a través de toda la película pues, mientras trataba de olvidar al desgraciado de Jasper Bloom (Rufus Sewell), desarrolla una hermosa amistad con un anciano, llamado Arthur Abbott (Eli Wallach), quien había sido un exitoso guionista de Hollywood. Iris logra muchos cambios en Arthur y es una de las historias más emotivas dentro de The Holiday.  Muy hermosa película, para mí es un 9.
 
 

Departures (Okuribito) (2008)

Nunca había tenido la oportunidad de ver una película japonesa. De hecho, son pocas las películas extranjeras que he visto. Esta película ganó el Oscar a la mejor película extranjera, siendo el primer Oscar para una película nipona en 50 años. También ha ganado otros 28 premios en diferentes festivales, además de muchas nominaciones.

Sinopsis (tomado de Monjes, basado en las páginas de Filmaffinity y Wikipedia): Daigo Kobayashi es un joven cellista, casado, y cuya orquesta se ha desintegrado. Repentinamente se encuentra sin trabajo y sin la esperanza de continuar su carrera de músico, pensando en vender su Cello que esta valorado en 18 millones de yenes. Asi las cosas, Daigo decide volver a su lugar de origen junto con su esposa. Allá consigue, por equivocación, un trabajo como "nokanshi", alguien cuya responsabilidad viene a ser la de ocuparse de los preparativos para, ceremoniosamente, encargarse de lavar, maquillar y vestir un cadaver... en resumen, preparar el cuerpo del difunto y colocarlo en su urna, disponiéndolo para su "partida". Ese trabajo de Daigo no es bien visto ni por su esposa ni por ninguno de sus allegados, pero es a tráves del contacto diario con la muerte, que Daigo por fin comienza a comprender el significado de la vida. Se da cuenta que, hasta que nos llega el momento de nuestra propia partida, debemos ser quienes preparamos para el "último viaje" a aquellos a quienes amamos.

De más está decirles que es una película sumamente emotiva y reflexiva. La solemnidad y respeto con que es tocado el tema de la muerte es muy impactante, al compararse con la manera en que se llevan a cabo algunos actos fúnebres hoy en día, al menos en Puerto Rico, donde hemos tenido “muertos parados” (ver video), incluso ceremonias tipo “fiesta de pueblo”.  Soy de la clase de personas que, cuando ve una película, sea drama o incluso algunas comedias románticas, me gusta pensarla y aprender algo del tema. Y nunca había pensado en una película con el tema de la muerte, no de la manera en que Departures toca el tema.  Analizar la muerte para comprender la vida.  Es mucho lo que puedo decir, sin embargo, les dejaré a ustedes que vean la película y lleguen a sus propias conclusiones.  Para mí, Departures es un 10.  Les recomiendo leer la crítica en Cine Encuentro.

 

 

No se pierdan esta hermosa canción, la que tocó Daigo con su violoncello en la película, mientras recordaba a su padre.

Descarga aquí el MP3 (Right Click, “Save Target As” or “Save Link as”...)
 
 



He's Just Not That Into You


Go to IMDb page


Information © IMDb.com



Acabo de terminar de ver la película y todavía no me formo una opinión. Y no es porque no sea buena película, al contrario, es excelente, sino simplemente presenta sus verdades en torno a las relaciones amorosas y wow, es un tema tan y tan profundo y amplio que todavía estoy indefinida, en el espacio en cuanto a lo planteado en la película. En cuanto a lo técnico, está muy bien hecha, tiene un toque de comedia, realmente no es un drama, pero tampoco es una comedia ligera, de esas que ves para entretenerte y olvidas a los 10 segundos. Por lo menos a mí, me ha dejado mucha tela para cortar.  Tiene mucho de qué hablar.  Ok, vamos a divagar…

Son varias planteamientos:

  1. El guapísimo rubio de ojos verdes, Ben, “felizmente” casado, fue prácticamente “obligado” a casarse cuando todavía no estaba preparado para ello. Era un hombre honesto y fiel hasta que se le aparece en medio la #$%”#%&$%% rubia despampanante que se le cruza a todos los hombres en su camino y que le hace darse cuenta de lo frágil que eran las relaciones en su matrimonio. No lo justifico para nada; por un lado, me hubiera gustado encontrármelo yo, pero por otro lado, ¿por qué tenía que esperar a encontrar a otra para darse cuenta de que no era realmente feliz?  ¿Por qué tenía que serle infiel a su esposa?  Nada justifica una infidelidad.  Pero este hombre tenía un vacío en su corazón que lo encuentra en  una chica no adecuada, porque ella también estaba bastante desubicada en cuanto a las cosas del corazón.  Quizás él era más estable en ese ámbito y por eso, lo vemos sentado en las escaleras fuera de donde la rubia daba clases de yoga. Esperando algo de ella. Pero casi al final nos damos cuenta de que para ella él quizás no significó gran cosa, porque también iba rumbo al encuentro de sí misma.  El pecado de Ben era el de permitir que otros tomaran decisiones por él.
  2. La esposa.  La verdad el matrimonio era bastante insípido y ella era muy dominante, ella es la que tiene la voz cantante en la relación.   Él muy dócil. Y no es que piense de manera machista, sino que prefiero gente que se plante bien en sus decisiones y no sea otra persona quien tome el control.  Ejemplo: si no te quieres casar porque piensas que estás listo, no te cases. Si no quieres dejar de fumar, sigue fumando, es tu decisión, nadie tiene que obligarte a dejar de fumar. (Y no apoyo la “fumaera”).  Me parecía un esposo medio sanano, pero quizás eran la pareja perfecta, la esposa dominante, el hombre complaciente y dócil, con todo y lo bello que era ese esposo. De hecho, algo que me resulta bastante irreal, pues cuando los hombres son guapísimos, muchas mujeres siempre tendrá alrededor, las mujeres somos así, no respetamos a los hombres casados y luego queremos que ellos no sean fieles… Y vuelvo a repetir, no justifico la infidelidad…  Cuando ella se entera de la infidelidad, tuvo una reacción, para mí algo extraña, pero me parece que no es muy ajena a la realidad.  Por lo menos, yo hubiera reaccionado diferente y en mi país entiendo que la mayoría de las mujeres reaccionan distinto, no sé, sólo lo digo por lo que veo. Yo no toleraría una infidelidad ni la perdonaría.  A ella le molestó más que él le mintiera con lo de que había dejado de fumar, que enterarse de la infidelidad, pero al principio de la película lo explica. A las mujeres nos enseñan a creer en muchas cosas, nos llenan el cerebro de ideas como la de que mientras más mal nos tratan, más nos aman.  Y eso está muy mal, muy mal.  Pero finalmente, ella remodeló su vida, al igual que estaban remodelando su apartamento, finalmente abrió los ojos y se tiró a una nueva vida, que es la que me gusta a mí, una vida de encontrarse a sí misma y darse cuenta de que no todo es como nos lo pintan,, que con hombre o sin hombre, hay mucho más en la vida.  El pecado de ella era pretender tener lo que deseaba y no darse cuenta de que sólo soñaba con castillos en el aire.
  3. La amante. En la vida de cada mujer con pareja, siempre aparece eventualmente la tormenta que viene a hacer tambalear los cimientos de la casa.  No siempre son rubias, a veces son morenas, a veces pelirrojas, a veces castañas, en ocasiones hasta de otro género, pero siempre hay alguien por ahí. El tipo de mujer que no le da valor al compromiso de los demás, simplemente quiero algo para ella, a costa de las promesas hechas o intentos de tener integridad.  Lamentablemente, estas mujeres tampoco saben lo que quieren en su vida y en ocasiones, irónicamente, a pesar de quererlo todo, se conforman con nada, o al menos, con migajas.  Hay que vivir bien engañado en la vida y bien desesperado para tomar esta posición.  Su pecado fue el del egoísmo y el de tomar las cosas que vinieran por tener las manos llenas, aunque no fueran las de verdadero valor.  Algo así como tener la mano llena de diamantes…. falsos.
  4. La felizmente “no casada”.  A diferencia del matrimonio anterior, ella tenía una relación feliz y estable, pero su felicidad no estaba completa porque no tenía una firma en un papel.  Como siempre nos enseñan desde niña que si te quiere, se casa contigo y si no se casa, es que no te quiere, ella se dejó llevar por conclusiones que otros sacaron para determinar cuán real era su relación. Gracias a Dios que se dio cuenta de que estaba equivocada y tuvo su final feliz.
  5. El felizmente “no casado”, no creyente en el matrimonio que finalmente propone el matrimonio para hacer feliz a su mujer, lo que por consiguiente, le traería su propia felicidad. Esta historia me encantó. Era la pareja perfecta, así lo presentan, el hombre dedicado, que siempre buscaba la manera de hacer feliz a su mujer, excepto complacerla en lo de la firma en el papel, pues él no creía en eso, pero finalmente se da cuenta de que uno de los dos tiene que ceder, y más le valía a él tener a su mujer feliz aunque fuera haciendo algo que él no creía pero que tampoco le haría daño, así que ¿por qué la resistencia?  En un punto tan importante, me parece que es mejor tener y no necesitar, que no tener y necesitar.  Uno de los dos tenía que ceder, y si no lo hacía él, ella siempre quedaría frustrada por no tener lo que deseaba.  Sin embargo a él no le  haría daño casarse aunque no creyera en el matrimonio. Bien hecho, marido perfecto!  El pecado de él… tener unos pantalones que ella odiaba, los que utilizó para declararle su amor para siempre.
  6. La loca-obsesionada-acosadora-enfermiza que vive su drama y recibe los consejos de un ateo-del-corazón y que un día, vuelva su obsesión sobre el ateo-del-corazón y se le da!  Yo creía que todas las locas-obsesionadas-acosadoras-enfermizas se quedaban siempre solas.  Pero la historia está cool, sólo que pienso que él se enamoró de ella, pero ella sólo satisfizo su obsesión, no creo que en ella hubiera amor.  Su pecado fue siempre acosar.
  7. El ateo-de-corazón… que no sé cómo rayos se enamora de una mujer que su único tema de conversación era la caza-de-un-amor.  ¡De qué mujercita más engorrosa se enamoró!  Está historia de amor sí que me pareció halada por los pelos, el típico y surrealista final feliz de los cuentos de hadas y las telenovelas.  Su pecado fue enamorarse sin ser correspondido (realmente), prestarse a ser usado y terminar la película sin darse cuenta de que el Casanova había sido atrapado por una mujercita con pajaritos preñados en la mente.
  8. El agente de bienes raíces y Mary, la vende-anuncios.  Esta es otra historia traída por los pelos. Como no había nadie más, ni había tiempo en la película para lograr que cada cual terminara con su final feliz, extrañamente los juntaron. Ella también andaba en la búsqueda a través de Myspace, emails, chats, ya que no tenía capacidad de encontrarse a nadie fuera de la vida virtual y él andaba detrás de la rubia despampanante que andaba detrás del infeliz casado.  Su pecado: no darse cuenta a tiempo de que la rubia actuaba con él igual que él actuó con la loca-obsesionada-acosadora-enfermiza y demás mujeres y darse por vencido aceptando un amor nuevo creyendo que a lo mejor sí atinaba esta vez.  El pecado de Mary, tener demasiados amigos gays que le espantan a los hombres porque a ellos les gustan las mujeres que tienen amigas con las cuales pueden ser infieles.

En fin, una película divertida, entretenida, que pone a pensar mucho sobre la verdad de las relaciones amorosas.  Refleja fielmente actitudes de parejas y personas que están solas, especialmente, las chicas en búsqueda de pareja y en ocasiones, hasta nos podríamos ver retratados entre estos personajes.  Yo les puedo confesar que en mis 20s, era alguito acosadora y apenas en los 30s es que vine a darme cuenta…  En fin.  Buena película, un 8.

The DaVinci Code (2006)

¡Ah! ¡Qué película más buena! No sé, muchas críticas he escuchado acerca de la película y del libro, muchos comentarios, algunos buenos, otros malos, pero para mí es una excelente historia y la película es fabulosa, en lo personal me ayudó al menos a visualizar muchas cosas que leí de la novela, pero no entendía bien el concepto. No soy experta en el tema, mis nociones de historia y de religión son bien limitadas, simplemente me interesa el libro “The DaVinci Code” y la película como obras de arte. Leí el libro el año pasado y desde entonces tenía pendiente ver la película, y no es hasta hoy que pude verla. No me acordaba de muchísimos datos importantes del libro, así que la película fue recreación, pero también recuerdo otros datos del libro que no se presentaron en la película. Y mi opinión de inexperta en historia, en religión, incluso amateur de cine, es que tanto la historia en papel como en la pantalla son fabulosas. Para mí tienen un 9 y si no le doy 10 es porque, por desconocer muchos datos referentes a la historia, me quedé un poco perdida, quizás la historia es tan profunda y con tanta información que, el tiempo que dura la película no es suficiente para que mi mente, que suele ser muy hiperactiva, pueda concentrarse en algo específico y capte todo, detalle por detalle. Lo mismo me ocurrió cuando leí el libro y para mí, al finalizarlo, fue una investigación obligada de lo que es el Santo Grial, los Templarios, el Priorato de Sión, el Opus Dei, María Magdalena, y todo lo que se mencionaba en el libro. Busqué muchísimo en internet y leí algunas cosas, interesantísimas y que dan mucho qué pensar.

Yo soy de las que piensan tal como expresa Robert Landong casi al final de la película: “¿Por qué no pudo Jesús ser padre y hacer todos esos milagros?” Recuerdo cuando terminé de leer el libro, le comenté a mi mamá, que es una fiel creyente, evangélica, acerca de esto y le pregunté qué diferencia tendría que Jesús se hubiera casado y tuviera hijos, si era hijo de Dios pero también era humano. ¿Tener esposa e hijo le haría menos divino? ¿Por qué? Quizás por este concepto que se nos ha enseñado de que “el sexo es malo”… Nada más imaginen… Jesús con hijos, quiere decir que tuvo relaciones sexuales con su compañera y eso sería muy, muy malo. Pero es absurdo. ¿Quién se inventó que el sexo es malo? Fue al mismo Dios a quien se le ocurrió la genial idea de las relaciones sexuales y además dijo a Adán y Eva: “Procreen y llenen la tierra”. ¿De qué manera iban a procrear? ¿Quizás sembrando semillitas en la tierra o algo así? no sé… pero la verdad es que siempre nos han manipulado a través de la historia, en todos los aspectos. Yo, a mis 39 años, estoy 100% convencida de que muchas de las cosas que nos han hecho creer, son simplemente eso, “cosas que NOS HAN HECHO CREER”. Me he convertido un poco escéptica porque veo cómo los medios (en la actualidad) manipula la información y cómo se consigue a través de una imagen o unos comentarios, la aceptación o rechazo de unas ideas que una persona o una institución quiere establecer. En el caso de la política sucede todos los días y en la religión ni hablar. Yo he dejado de creer en todo lo que la gente dice y en todo lo que me quieren vender. Me he convertido un poco incrédula, siempre conservando un poco de fe en lo que yo quiero creer porque me parece lógico o porque me parece ilógico no creer ante las evidencias… Quizás no logre mucho al tener mis propias creencias y rechazar otras, pero simplemente, odio vivir engañada, es lo más triste que puede ocurrir a un ser humano y por eso prefiero elegir lo que creo y lo que no, hacerme de mis propias ideas y creencias, basándome en mis experiencias, mis circunstancias y mis conocimientos. No tengo dudas por ejemplo en que existe un Dios, pero a veces tengo dudas en ciertas cosas que me han hecho creer de Dios. En fin… y volviendo a la película (y el libro)… Excelente trama, admiro mucho a estos escritores geniales que van entrelazando personajes, situaciones, etc y hacen una obra inolvidable, en especial, una como ésta, que utiliza mitos o creencias que existen en la realidad para crear su obra de arte. Tan es así, que mucha gente piensa que esto es más que una novela, mucha gente piensa que es real, que es prueba de que Jesús no era Dios. Hasta el mismo escritor tuvo que aclarar que es una novela. :-) Si no las has visto, ¡te la recomiendo!

 

Last Chance Harvey (2008)

A medida que va pasando el tiempo, nuestro punto de vista va cambiando irremediablemente. A veces esto es para bien, otras no tanto, pero la mayor parte de las veces es positivo.  Por ejemplo, cuando yo era más joven, una relación como la de Last Chance Harvey no me hubiera “movido una tripa” (como decimos en Puerto Rico), pero ahora, definitivamente me parece que es lo más parecido al amor verdadero.  Antes pensaba que el amor era ilusión, sentirse en las nubes, creer en “pajaritos preñados”… Hoy me parece que el verdadero amor es más parecido a un amor maduro, consciente, honesto y con buena dosis de voluntad.  Por eso me encantó esta película. Confieso que todavía los amores tipo Beauty and the Beast me emocionan, una nunca pierde esa parte de niña que tiene en el corazón, pero a mis 39 años no estaría ya dispuesta a tirarme esa aventura, no, no.  Para mí tiene que ser un amor con los pies en la tierra. Un amor transparente, un amor honesto, sobre todo.  La película está divina para ilustrar ese amor maduro, ese amor con un porciento alto de éxito, pues, considero yo, que dos personas adultas que ya definitivamente saben quiénes son, lo que quieren, lo que no quieren, lo que esperan y lo que no, tiene mayores probabilidades de subsistir.  Un encuentro de dos almas compatibles que deciden empezar a quererse, a entenderse y a dejar a un lado el azar.  Eso es Last Chance Harvey.  Por eso recomiendo la película y le doy un 9, porque está muy bien hecha, nada de pretensiones, nada de coincidencias de esas increíbles, nada de fantasías.  Hermosa película.

 

Hotel Rwanda (2004)

Me tocó ver esta película por asignación, aunque bueno, no por asignación, sino por un favor. Una vecinita que está en séptimo grado tenía la asignación de contestar unas preguntas acerca del genocidio ocurrido en 1994 en Ruanda, África y como suelo ser un “centro de servicios gratuitos a la comunidad”, el padre de la niña se acerca a mí y me pide ayuda porque dizque la niña no entendió nada.  Aquí hay tela para cortar, dos buenos temas, el servicio gratuito y la niña que no sabe pensar, pero esos no son temas para este blog.  Así que, me tocó verla. Y aunque lo hice a regañadientes, la verdad no me arrepiento para nada de haberme tomado mi tiempo para verla.  ¿Actuaciones?  ¡Excelentes!  Nada más con el testigo.  Es una película muy buena, la recomiendo 100%, pero ya que el tema que presenta está basado en hechos reales, qué superficialidad la mía si me dedicara a comentar en lo técnico.  Eso es secundario en una película como ésta, que no está hecha para entretener, sino para ilustrar, para hacerte pensar.  Tengo que decir que tiene muchas escenas fuertes, en el sentido de que.. vamos, se trata de un genocidio… pero la parte más fuerte, esa que más me impresionó y me hizo sentir como si recibiera una bofetada fue cuando el protagonista Paul, hablaba con el periodista Jack (interpretado por el célebre Joaquim Phoenix, paisano de nacimiento). Paul le decía que esperaba que con las escenas macabras de los asesinatos que el periodista grabó, la gente en el resto del mundo reaccionara y de inmediato enviaran ayuda.  Jack le respondió que no era así, que la gente vería las imágenes, diría, “”Oh, Dios, qué horrible que esté pasando eso en el mundo!” y luego se irían a cenar.  ¡Demonios!  ¡Qué gran verdad!  Y nada más escuchar algo así y cumplirlo… Allí estaba yo espantada por esa parte triste de la historia de Ruanda ocurrida cuando yo tenía unos 24 años y vivía llorando por que no encontraba novio y por otro lado, pensando que es algo tan ajeno a mi vida que sólo le regalo par de lagrimitas y fin de la historia.  ¿Qué hacemos, Dios mío?  ¿Por qué somos tan miserables?  Eso ocurrió en 1994, pero ¿cuántas historias casi exactas a esa están ocurriendo en el preciso momento en que estoy escribiendo esto?  A veces, ni siquiera en el otro lado del planeta, sino cerca, muy cerca de donde estoy.  Y aquí sigo yo, con ansiedad por tomarme un poco de mi bebida favorita, la Coca Cola, y resistiéndome a dormir aunque sean las 11 de la noche, porque lo único que quiero es tener en mi mente mis entretenimientos: internet, el blog, las películas, toda esta vanidad y vacuidad.  Me he puesto muy espiritual y últimamente soy una persona muy incrédula y seca en tantos aspectos pero este tipo de cosas toca mi fibra más sensible y no puedo evitar tener pensamientos de angustia porque estas cosas pasan en el mundo y lo permitimos.  Para mí, esto ha sido lo más importante de la película, la bofetada que me despierta de mis sueños y me hace sentirme como el peor ser del planeta porque no hago nada para mejorar la vida de los que sufren… Ufffff………  Se la recomiendo, y tranquilos, no todos tienen que sentir lo mismo que yo, cada cual ve las cosas a su manera, esta es la mía particular, pero por lo demás, la película, súper recomendada para sentirnos un poco humanos… o para tal vez, recordar que hemos olvidado serlo. Un 9.

 

Groundhog Day (1993)

Ok, esta película es bastante viejita, pero al igual que muchas otras de la década pasada, yo nunca había tenido la oportunidad de verlas y ahora que sí las tengo, ¿por qué no hacerlo?  No hay mucho que comentar en sí de la película, es bastante simplona, pensaba que era cómica, pero nada que ver. Tampoco es una película de esas de romances que uno nunca olvida.  No me presentó nada nuevo, porque el año pasado ví una similar, con la misma concepto, se llama “Christmas Do Over” y era la misma historia de que el personaje principal vivía el mismo día (en ese caso, de Navidad) una y otra vez.  Groundhog Day es más antigua, por lo tanto, supongo que Christmas Do Over es un remake, sólo que por haberla visto primero, me llamó más la atención que ésta.  Pero para pasar un rato agradable, Groundhog Day está OK.  Se la recomiendo para verlas en familia, con los hijos, no tiene nada que ellos no puedan ver.  Pero no esperen que se les quede grabada en la mente, o que les dé mucho tema de conversación posterior.  No, nada que ver.  Lo único chévere que puedo decir que tiene la película es que en el personaje hubo un cambio positivo y se puede usar con fines educativos, para resaltar valores. Le doy un 6.

 

Entradas antiguas